El yogui urbano, sus principios