Purna Yoga o Yoga integral

Fue creado por Sri Auribindo Ghose (1872-1950) y representa una crítica y una síntesis modernas de los sistemas tradicionales del Yoga y “gran parte de su sendero se aparta revolucionariamente de los caminos trillados”

La naturaleza no consiste para este gran maestro en el despliegue de una ilusoria maya distorsionadora sino en “la energía y acción cósmicas de Dios mismo” manifestándose progresivamente en tres niveles sucesivos:

  • El cuerpo.   Materia  y energía estructuradas de tal modo que puedan proveer morada e instrumentos adecuados para el Ser que se manifiesta en la humanidad. Este Yoga no puede ignorarlo. Tornar la vida divina la vida corporal será el sello de Dios en el universo. No debemos olvidar que nuestras máximas dificultades son nuestras mejores oportunidades de crecimiento. La purificación, la transformación, el control y la utilización de cuerpos material y energético (no su destrucción) son los objetivos por los cuales fueron creados y desarrollados en nosotros.
  • La mente. Es el siguiente paso en la evolución de la naturaleza. Su energía característica consiste en el esfuerzo del intelecto que agrupa, clasifica, diferencia, ordena y organiza. Ella busca la perfección  por medio de la constante imperfección de las formas culturales que crea. Esta vida mental también debe ser purificada y perfeccionada como instrumento de autoexpresión divina (el instrumento interior, “antakarana”). 
  • El espíritu: super-mente o mente divina. La afirmación de que existe una vida superior a la mental, que constituye nuestro posible estado supremo de conciencia, es una constante en la filosofía de la India. Ha sido denominada “satchitananda”, trinidad de ser verdadero y auto luminoso, autoconciencia pura y bienaventuranza indescriptible.

La sublime utilidad de nuestra perfección, habiendo realizado en nosotros el símbolo divino, consiste en reproducirlo y, en última instancia, reproducirlo en los demás.

El Yoga integral incorpora el Hatha Yoga, pero sólo como una parte, pues “los resultados físicos, la vitalidad incrementada, la juventud prolongada, la salud y la longevidad son de poco provecho si debemos tenerlos como parias, aparte de la vida común, no utilizados ni lanzados, dentro de la suma de actividades mundanas”.

Por su parte el Raja Yoga  es considerado beneficioso pero incompleto  ”apunta a una perfección y a un agrandamiento supernormales de las capacidades de la vida mental, adentrándose en el dominio del espíritu. Identifica demasiado vida espiritual con samadhi.

Bhakti, Jñana y Karma Yoga. Son también integrados al Purna Yoga bajo la denominación de “Triple sendero de la devoción, del conocimiento y de las obras” El Yoga Integral también pretende fusionar en sí las tradiciones védica y tántrica del Yoga; la primera enfatizando la unión con el aspecto intemporal, absoluto e inmutable del Ser (Shiva) y la segunda priorizando la energía creadora universal (Shakti).

“El pasaje de lo inferior a lo superior es el objetivo del Yoga, y este pasaje puede efectuarse mediante el rechazo de lo inferior escapando hacia lo superior –el punto de vista ordinario-, o mediante la transformación de lo inferior y su elevación a la naturaleza superior. Éste debe ser el objetivo del Yoga Integral.” (Sri Auribindo).