Jñana Yoga o Yoga del Conocimiento
Jñana Yoga o Yoga del Conocimiento

Se sostiene habitualmente que hay un yoga para cada tipo de shisha (alumno o practicante). El que sigue al jñana yoga hace de su mente, de su inteligencia, de su capacidad de razonar su principal herramienta para lograr el samadhi. Los distintos tipos de yoga conducen al mismo fin, pero el aspirante al jñana yoga opta por el camino del estudio, del intelecto, para llegar a ese fin, a la liberación final, a la unión entre su identidad y el ser universal, a la realidad última.

El jñani yogui utilizará su inteligencia para conocer la maya, para discernir entre lo verdadero y  lo falso, lo real de lo irreal. Deberá ser una búsqueda  constante e imparcial; no una que reafirme sus creencias o prejuicios, sino una consciente, crítica de su realidad material inmediata, pero también de su mundo físico-espiritual, aquel que va desde Annamaya-kosha (envoltura más densa, hecha de alimento) hasta el   Anandamaya-kosha (envoltura de felicidad). Uno de esos compuestos que forman al hombre, su vestido, es Vijanmaya-kosha, envoltura de conocimiento. La mente que conoce ha tomado forma, se ha materializado en un cuerpo denso para conocer y llegar a ese estado de felicidad. Esa mente con la ayuda de los sentidos estará en contacto con el mundo exterior.

Tipos de conocimiento

Los sabios jñana yoga clasifican al conocimiento de dos formas: el directo y el indirecto. El primero es eterno; está oculto generalmente detrás las apariencias, detrás del nombre y la forma (nama-rupa). No se produce, no se infiere, adviene cuando el indirecto desaparece; cuando no hay observador y observado, cuando ambos se unen llega dicho conocimiento. El indirecto es  pasajero, mutable, producido y destructible; sujeto al cambio, es mejorado o empeorado.

Figuras del conocimiento

Entre aquellos que podríamos adherir a este yoga podemos citar a Krishnamurti, quien hizo del conocimiento de si mismo su forma de liberación. Dijo:

‘La libertad es esencial para el amor; no la libertad de la revuelta, no la libertad de hacer lo que nos plazca ni de ceder abierta o secretamente a nuestras apetencias sino más bien la libertad que adviene con la comprensión.’

O Aurobindo, otro fiel representante del jñana yoga, quién dijo:

‘Hay dos poderes aliados en el hombre: el conocimiento y la Sabiduría. El conocimiento es aquella porción de la verdad, vista en un medio distorsionado, que la mente alcanza a tientas; la Sabiduría aquello que el ojo de la visión divina ve en el espíritu.’

También mencionemos a Vivekananda, quien en su obra Jñana Yoga, escribe:

‘No hay necesidad de buscar la divinidad en nuestro exterior: nosotros mismos ya somos divinos. ¿Qué es lo que nos impide conocer nuestra verdadera naturaleza y la naturaleza del mundo que nos rodea? El velo de Maya. El Jnana Yoga es el proceso de arrancar ese velo, desgarrándolo….’

Aptitudes del aspirante

Todo aspirante que desee seguir el camino del jñana yoga deberá contar con las siguientes aptitudes:

  1. Deseo de liberación de los sufrimientos de este mundo.
  2. Discriminación, discernimiento, entre lo real y lo irreal.
  3. Renunciamiento; indiferencia por los bienes mundanos.
  4. Autodisciplina mental; calma, concentración, contemplación, fe.
  5. Estar atento al mensaje del guru, del maestro, como también de los textos sagrados.
  6. Reflexión sistemática sobre lo que se ha oído.
  7. Meditación atenta, repetida y profunda.

El jñana es el camino de la independencia, de manera que el practicante debe aceptar su propia convicción; pero tiene que estar atento, después de un raciocinio puro, exento de todo prejuicio, y buscando alejar el ego de todo el proceso, sólo así alcanzará su meta.