El Yoga, una forma de vida

El cuerpo en el que usted vive es su posesión más preciosa y debe tratarlo como tal. Tendría que considerar un deber el cuidarlo con esmero, manteniéndolo bien alimentado, limpio por dentro y por fuera, y proporcionándole la cantidad necesaria de aire fresco, descanso y ejercicio.

¿Por qué el cuerpo necesita ejercicio? Sencillamente porque sin él pierde en seguida su elasticidad y juventud, se pone rígido y pesado, acumula grasa y toxinas, y en consecuencia envejece rápidamente, se desgasta y es presa fácil de la enfermedad.

El cuerpo humano puede ser algo extraordinariamente bello o repulsivo, según el cuidado que se dispense. Por desgracia, lo más corriente es que no se le dediquen las atenciones necesarias o convenientes. Hasta es habitual que se le relegue a un lado y se le olvide. Queremos que nuestro cuerpo se conserve sano y fuerte pese a los daños que le estamos infligiendo de manera sistemática. La mayoría de nosotros no está preparado para emplear siquiera diez minutos al día en ejercitarlo físicamente, cuando tanto lo necesita.

Es casi milagroso lo que los ejercicios pueden hacer por un cuerpo cansado, fatigado por exceso de trabajo, pobremente desarrollado y hasta deforme. Toda ejercitación es buena: los juegos, los deportes, caminar, nadar, bailar, con tal de que no se exagere ni se practiquen de manera tan violenta que produzcan intensa fatiga.

El tipo ideal de actividad física, en mi opinión, debería servir para robustecer y salvaguardar la salud física, moral y mental del ser humano. Desde que aprendí que existía un sistema de esas características, y lo estudié y lo practiqué, no hay nada que me impresione ni satisfaga más que el Yoga.

Su práctica ha llevado salud y bienestar a innumerables personas. Muchas personalidades de prestigio mundial le atribuyen al Yoga su larga vida plena de éxitos.

Esta disciplina hace particular hincapié en la filosofía del ejercicio. Se experimenta un sentimiento de despertar cuando se está recibiendo su instrucción; se desarrollan capacidades superiores y se consigue un equilibrio y una energía considerable gracias a estos ejercicios, muchos de los cuales se desarrollaron siguiendo los movimientos de distintos animales. En el Yoga, la relajación es considerada un arte, el respirar como una ciencia y el control del organismo como un medio de armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu.

Mataji