¿Puede el Yoga ayudarnos a vivir con alegría en tiempos de estrés y vorágine?

El Yoga es un arte y ciencia de vida. Yoga significa unión, en todas sus acepciones y dimensiones. Por medio de una serie de disciplinas físicas y mentales podemos aprender a mantenernos saludables, alertas, receptivos y mejorar nuestra percepción del mundo con una mejor calidad de vida y equilibrio espiritual.

Con la práctica del Yoga se logra autoconfianza, humildad, y la posibilidad de vivir con mucha alegría. Es un sendero hacia la libertad y nos ayuda a entender lo bueno que es dar sin esperar nada a cambio, solamente por el hecho de dar. Y porque el que da siempre recibe.
Uno de los pilares de esta filosofía es el presente eterno. El futuro está pasando por el presente a cada momento y, justo en ese instante, se convierte en pasado.
Para alcanzar la felicidad hay que vivir el presente, no añorar el pasado ni desear cosas que están por llegar.

Además el Yoga nos ayuda poco a poco a liberarnos del miedo, liberarnos de las paredes que construimos y nos aprisionan. Así entramos en un estado donde nada nos toca. Para que lo comprendan mejor, tomemos como ejemplo un lago: cuando el lago está quieto, ustedes pueden ver allí, como en un espejo, el reflejo de los árboles, de las nubes. Si el lago está agitado no podrán ver nada en su reflejo.

En estos tiempos es cuando esta experiencia es más necesaria. Debido a la violencia y la agresividad de la sociedad actual, la gente está desorientada y se pregunta quién es.

El universo está dentro de nosotros, intentemos ese encuentro y aprenderemos a recorrer nuestro interior, no buscando respuestas afuera. El amor es la fuente universal de la vida y es el único que puede salvar al mundo entero, sin discriminación de razas ni credos.

El Yoga debería transformarse en la gran salvación de este mundo que sufre de tantas enfermedades: estrés, adicciones, soledad...

Practiquemos la solidaridad, la luz, la armonía y el amor. La práctica constante del Yoga y la meditación me cambió la vida; se los ofrezco con todo mi amor y deseos de bienestar, felicidad, paz y luz.

Mataji