Dar Luz y Amor

“El que da luz y amor a todos los seres vivientes recibe infinitas veces lo que entrega. Su riqueza no tiene límites."

Algunos vienen y me dicen: “¿Cómo dar luz y amor a los que no conozco?”. Y yo les cuento cómo me hago amiga de los taxistas. Después de cada viaje, salgo, pago y le doy un beso al taxista, y una vez uno de ellos empezó a llorar. ¿Por qué no? Hay que quitarse la cortina que uno se pone delante. Yo la tenía muy espesa.

Otros preguntan: “¿Cómo puedo contrarrestar la energía negativa, ya que soy muy influenciable?”. A veces los mismos padres o una amiga con buenas intenciones nos dicen: “No vas a poder, esto no es para vos”, y es difícil no dejarse abatir por la sensación de derrota. ¿Qué hacer entonces? Lo primero es decir: “Gracias, me gusta mucho oír tus palabras, agradezco tus buenas intenciones y tu preocupación”. Hay que responder siempre a la agresión con luz, paz y amor.

Vivimos una época de grandes cambios, todos lo sabemos. Y cada uno de nosotros tiene que hacer lo mejor para dar amor y luz; y, al final del día, hacer un balance y pensar: ¿Qué hice hoy para que la luz brille más y la oscuridad disminuya?

Cuando digo dar amor y luz a todos, esto incluye también lo que se llama ternura.
¿Saben qué significa ternura? Pues significa amor en forma de caricias. Voy a decirles algo: cada persona necesita un poquito de ternura, de amistad; pero también cada animal, cada árbol, cada planta. Les cuento una anécdota: Cuando conoció a un médico notable, mi esposo le comentó: ”¡Qué bonita planta tiene a la entrada de su jardín!”. Y el doctor le respondió: “Mi esposa quiso tirarla porque estaba muy mal, muy fea; pero le pedí que la dejara durante un par de semanas más. Y cada vez que entraba o salía, le hacía una caricia a la planta. Nada más. Y la planta resucitó”. Necesitan ternura. Y en las casas de personas tiernas, ¡hay que ver qué hermosas se ponen las plantas!

Mataji Indra Devi