Respirar bien para vivir mejor

El ser humano, en su andar, va cargando -y soportando- sobre sus espaldas el peso del diario vivir.

Las tensiones, las circunstancias, los problemas económicos, sociales, éticos, morales, el estrés y los deseos incumplidos son parte de esa presión que nos hace sentir tan mal.

La educación formal, en ninguno de sus ámbitos (escuela primaria, secundaria o universidad), jamás tomó en cuenta la necesidad de enseñarle al hombre la manera de deshacerse de tanta carga, de tanta tensión. Ese desasosiego, ese "no saber qué hacer" es lo que acerca a nuestra Fundación a tanta gente -desde grandes empresarios a comerciantes, desde empleados a amas de casa- de todas las edades, en busca de paz y tranquilidad.

Desde ya que la medicina, la psicología, el deporte y el esparcimiento pueden ayudar y, de hecho, lo hacen, pero no todos tienen tiempo ni posibilidades para acercarse a ellos. La verdadera solución está en encontrar una respuesta más accesible, más al alcance de la mano y que no genere ni una mínima dependencia (¿quién no tiene algún amigo que toma la pastillita roja para dormir, la celeste para despertarse, la amarilla para...?). Hoy buscamos una alternativa más natural, más acorde con nuestra esencia, más, digamos, ecológica.

La descarga de broncas y tensiones puede también ser anti-ecológica. Cuando lo hacemos de esta manera, corremos dos grandes riesgos: 1) atacar a todo y a todos los que me rodean; entonces mis insatisfacciones se convierten en armas tan letales como el napalm y producen en aquellos que amo y que me aman heridas muy difíciles de sanar; 2) volcar mis sentimiento hacia mi interior, con lo que me hago daño, me autodestruyo.

A través del Yoga Total y de la mano de nuestra maestra Indra Devi, hemos descubierto que la energía negativa que es producto de broncas y tensiones puede ser reciclada ecológicamente, por medio de la respiración, en energía positiva.

La práctica diaria de ejercicios especiales de descarga y armonización nos permitirá liberar y distender, en forma gradual y a medida que aparezcan, cada uno de los focos de tensión. Y si, además, podemos agregar el beneficio de una rutina semanal de asanas, de relajación y de meditación, veremos cómo nuestra vida comienza a florecer.

A medida que nuestra copa se vaya vaciando tendremos la posibilidad de volverla a llenar sin correr el riesgo de "desbordarnos".

"Respirar bien para vivir mejor" es más que el nombre de un programa de trabajo o un libro; es una vía que el Yoga nos ofrece para hacer de nuestra existencia algo realmente agradable y placentero.

David Lifar