Respiración Profunda

"El hombre no sólo depende de la respiración para vivir; sino también, y en gran parte, de los correctos hábitos para respirar".

La respiración yóguica, es decir, la respiración profunda, difiere de la abdominal. Por eso se la llama, a veces, completa, para no confundirse.

La respiración baja o abdominal tiene los siguientes efectos:

a. Masajea las vísceras
b. Beneficia las glándulas sexuales
c. Es relajante

Pero sólo debe hacerse en determinadas posturas (invertidas o pinza, por ejemplo), pero no permanentemente. Es un ejercicio.

Si lo hace constantemente, provocará:

1. Excesiva distensión de los músculos abdominales
2. Mala postura
3. Encorvamiento de la espalda
4. Sobrecargamos el trabajo de intercambio gaseoso en los alvéolos bajos, permaneciendo inactivos los de las partes media y alta del pulmón.

En la respiración profunda, las ventanillas de la nariz permanecen completamente inactivas. Se inhala el aire poniendo en acción el área situada en la pared del fondo de la garganta, que se llama área faríngea. Esta es la principal diferencia entre la respiración profunda y la respiración corriente.
La respiración profunda se realiza comenzando a llenar las partes inferior, media y alta de los pulmones.

Al exhalar, se elimina el aire en orden inverso.
Mataji siempre lo compara con el llenado de un vaso de agua.
Debe hacerse lentamente. No debe realizarse ningún esfuerzo.
El pecho y los hombros deben quedar inmóviles y pasivos durante todo el proceso. Solamente las costillas se expanden, durante la inhalación, y se contraen durante la exhalación, como un fuelle.
La exhalación es tan importante como la inhalación, porque elimina sustancias tóxicas.
Mientras se realiza, debe tenerse la columna recta para no obstaculizar el libre paso de la energía.

Hay una teoría que dice que cada parte de nuestro pulmón corresponde a una parte de nuestro organismo y, al no practicar la respiración profunda, estamos perjudicando algún órgano. En nuestro organismo, todo está interrelacionado.
Conviene no dejar flojos los músculos abdominales porque, al mantener la faja abdominal tonificada, se logra la expansión del pecho. Esto es excelente para los asmáticos. Se comienza haciendo 5 o 6 respiraciones profundas por día, hasta llegar a 60 como máximo a lo largo del día (repartidas en 4 grupos de 15).

No hay que exagerar porque pueden producirse desvanecimientos y mareos, debido a la hiperventilación en los ventrículos del cerebro por un súbito aumento de oxígeno en la sangre.
La fuerza de la respiración es enorme. Es la fuerza de la vida en nosotros que al inhalar debe ser usada para incorporar la alegría, la salud, la armonía, la paz, el amor y al exhalar los enviamos a nuestro organismo, transformando nuestra existencia.

En Yoga, la fase de inspiración de denomina puraka; la de retención, kumbhaka y la de exhalación rechaka.