La estrella
Una excelente manera de equilibrar la energía cósmica


"Cuando la respiración es errática o irregular, la mente también es inestable, pero cuando la respiración es serena, lo mismo le ocurre a la mente, y la vida del yogui es larga. Así pues, se debe controlar la respiración."
Hatha Yoga Pradipika, 2, 2.


Es conveniente realizar este ejercicio por la mañana. ¿Cómo se hace? Párese de pie, con las piernas muy separadas, luego extienda los brazos horizontalmente, a la altura de los hombros, con la palma de la mano izquierda hacia el cielo y la de la mano
derecha hacia la tierra. No debe doblar los brazos. Ahora, mientras hace poco a poco una respiración profunda, debe imaginarse que la mano izquierda es la receptora de la fuerza vital (prana). Hay que sentirla entrar por la palma e impregnar todo el cuerpo; después, exhalando el aire, debe regresar el exceso de esta fuerza a la tierra a través de la palma de la mano derecha.

Puede continuar llenándose de las fuerzas cósmicas y de la Luz todo el tiempo que quiera en la misma posición. Cuanto más tiempo se permanezca en ella, tanto mejor, hasta que en las yemas de los dedos se empiece a sentir un cosquilleo.

Cuando los brazos se cansen, pueden bajarse para descansar.