Ejercicio de Relajación N° 1

1. Si puede descálcese, aflójese el cinturón, la corbata, el soutien, o sea, trate que su cuerpo esté totalmente libre de toda opresión.

2. Acuéstese en el piso sobre una colchoneta o manta, boca arriba, los brazos a ambos lados de su cuerpo, con las palmas de las manos hacia arriba, y la punta de los pies cayendo hacia afuera.

3. Con su mente, dirija su atención a sus pies, y relájelos mentalmente, sienta como se aflojan los dedos, las plantas, los tobillos.

Relaje las rodillas y muslos de sus piernas. Afloje sus órganos bajos, su cadera y su cintura.
Relaje su columna vértebra a vértebra.Relaje su vientre.
Se relaja su pecho, su pecho se abre, muy flojo, muy relajado sienta el latir de su corazón... y su corazón en cada latir trasmite Paz
irradia Salud
emana Felicidad
Y su cuerpo, en su totalidad recibe esa Paz... esa Salud ... esa Felicidad... Su cuerpo se regocija... se vivifica.
Se aflojan sus hombros, sus brazos, sus manos, los dedos de sus manos...
Se relaja su cuello, su garganta se afloja, su lengua se distiende, entreabriéndose su boca...muy floja... muy relajada están sus mejillas...
Sus oídos van cayendo en un profundo silencio,... ya todo es equilibrio dentro suyo.
Sus ojos se relajan, mientras una tenue luz los envuelve... ya todo es armonía en su interior.
Ondas de Paz surcan su frente, mientras su mente se aquieta, se aquieta... y esa quietud se deja llevar... llevar... y llevaaar..

4. Después de unos cuantos minutos de acuerdo a sus posibilidades empiece a volver de la siguiente manera:
Y de ese dejarse llevar y llevar comience a volver... volver...
volver a percibir su respiración que se esta haciendo cada vez más profunda, más consciente.

Vuelva a percibir su cuerpo totalmente relajado, distendido. Mueva sus pies, los dedos de sus manos, estire los brazos por encima de su cabeza, bostece, arquee su columna hacia un lado y hacia el otro. Tómese su tiempo para volver. ¡Bienvenido!