Paro sobre los hombros o Vela o Sarvangasana

Sarva significa todo y anga, miembros.
Esta postura es una de las más clásicas en la práctica del Yoga; junto con otras asanas de inversión, como la Postura Pelviana Invertida
o Viparita Karani Mudra, tiene efectos rejuvenecedores.


No se desaliente si al principio no le sale como en las fotos; con constancia y perseverancia llegará a lograrlo.


Beneficios de Sarvangasana:

• Estimula enérgicamente tanto la glándula tiroides como las glándulas sexuales.
• Regula la debilidad seminal.
• Actúa sobre los trastornos femeninos, especialmente después del parto.
• Vitaliza el sistema nervioso.
• Purifica la sangre y favorece una buena circulación.
• Brinda tranquilidad y alivia ansiedades.
• Regula el metabolismo.
• Está indicada para problemas hemorroidales.
• Elimina el estreñimiento.

Contraindicaciones:

• Si existe algún desarreglo de la glándula tiroides.
• Cuando hay inflamación de la vista o del oído.

Recomendaciones:

• Con problemas severos de columna en la zona cervical, reemplazar por Viparita Karani Mudra (Postura Pelviana Invertida).
• Durante el período menstrual, reemplazar por Savasana (relajación) e imaginar la postura.
• Con problemas coronarios serios, reemplazar también por Savasana (relajación).
• Si hay catarro nasal, no mantener la postura por mucho tiempo.


Posición de partida y ejecución:

1–
Acostado boca arriba, los pies y las rodillas juntos, las palmas apoyadas en el piso, los brazos a los costados del cuerpo y el mentón recogido.
 
2– Inhale y eleve las piernas, la cadera y la espalda, sujetando ésta con las manos, los codos apoyados firmemente sobre el piso.  
3- El cuerpo debe quedar bien recto y apoyado sobre los hombros y los codos, con el mentón recogido sobre el pecho. Mantenga la postura todo el tiempo que le resulte cómoda.
4– Para volver: exhalando deje caer las piernas por detrás de la cabeza, apoye las palmas de las manos firmemente en el piso e, inhalando lentamente, empiece a apoyar la columna en el piso, vértebra por vértebra, hasta llegar a apoyar los glúteos; estire las piernas hacia arriba, empuje los talones hacia fuera y, exhalando, déjelas caer lo más lento que pueda (foto 4). Si tiene problemas lumbares, baje con las piernas flexionadas.
Algunas variantes

5– Separe las piernas formando una V corta, rotando el tronco hacia un lado y el otro.
6– Junte las plantas de los pies y realice el loto.
7– Flexione una pierna y apoye la rodilla sobre la frente; la otra pierna permanece estirada y perpendicular al techo.
8– Lleve una pierna estirada hacia atrás hasta que toque el suelo mientras la otra permanece extendida, perpendicular al techo.
Dos variantes de la postura en equilibrio:

1- Con los brazos apoyados en el piso.
2- Con los brazos hacia arriba paralelos al cuerpo.

Concentración
La concentración se focaliza en la respiración, que tiene que ser completa y tranquila y que puede acompañarse con la repetición del mantra SO-HAM.

Tiempo
Al comienzo, será de 10 segundos, aumentando 5 segundos por semana. Los alumnos avanzados pueden permanecer hasta un minuto en la postura.

Muy importante:
• El mentón debe quedar bien pegado al pecho.
• Las piernas tienen que estar bien extendidas y los pies relajados.
• Los codos deben permanecer lo más juntos y firmes que sea posible.