Postura del triángulo o Trikonasana

En la tradición hindú el triángulo es un poderoso símbolo de principio divino y se lo encuentra con frecuencia en los Yantras y Mandalas. Trikonasana, es una de las posturas clásicas en nuestra práctica de Yoga.









Sus beneficios son:

• Tonifica los nervios de la espina dorsal y los órganos abdominales.
• Aumenta los movimientos peristálticos de los intestinos (constituye un excelente
remedio contra el estreñimiento)
• Fortalece las piernas.
• Reduce la adiposidad de la intura.
• Mejora el equilibrio.
• Desarrolla el sentido de la lateralidad del cuerpo

Para tener en cuenta:

• En general esta postura no tiene contra-indicaciones, pero quienes tengan poca flexibilidad o equilibrio pueden practicarla apoyados contra una pared.
• Si tiene dolores o molestias a nivel cervical no gire la cabeza hacia arriba, sino fije su cabeza y mirada hacia el frente.

Ejercicio preparatorio para Trikonasana

1-
Posición de partida. De pie, erguido; los pies juntos con los dedos y los talones en contacto. Las caderas rígidas, los músculos dorsales y los muslos contraídos. El estómago hacia adentro, la columna vertebral erguida y el cuello rígido. Los brazos extendidos y elevados por encima de la cabeza. El peso debe quedar distribuido sobre los pies en forma pareja.
2- Separe las piernas, su apertura no debe ser menor que la distancia existente entre ambos codos, ni mayor a la que hay entre muñeca y muñeca. Los pies quedan paralelos. Los brazos se bajan a la altura de los hombros y se abren.
3- Aflojar el tronco, los brazos y la cabeza. Cada mano toma el tobillo de su lado.
4- Inhalando, eleve el brazo derecho, primero hasta el hombro, luego sobre la cabeza. La mano izquierda sigue tomando el tobillo izquierdo. La mirada se eleva y se fija en el dedo pulgar de la derecha, los dedos de esta mano deben estar juntos. Los pies se mantienen paralelos.
5- Mantenga la postura inhalando y exhalando.
6- Inhale, y exhalando baje el brazo derecho hasta tomar con la mano, otra vez, el tobillo del pie de ese lado, afloje la cabeza y descanse.
7- Realice el mismo ejercicio del lado inverso.
8- Repita 3 veces de cada lado.

Ejecución:

1.
Posición de partida Póngase de pie, con los pies muy separados, y extienda ambos brazos a los lados, hasta la altura de los hombros.

2. Gire la planta del pie derecho hacia fuera, la cadera permanece orientada hacia el frente, manteniendo los brazos extendidos paralelos al piso.
3. Luego, realice una inspiración profunda y mientras exhala estírese e inclínese lateralmente hacia la derecha hasta que los dedos de su mano derecha toquen o casi lleguen a apoyarse sobre el suelo, cerca del dedo gordo del pie izquierdo.
4. Mientras tanto, deberá mirar la mano izquierda extendida hacia arriba y mantener las rodillas estiradas.

5.
Vuelva a la posición original y repita los movimientos hacia el otro lado, de manera que los dedos de la mano izquierda toquen el suelo cerca del dedo gordo del pie derecho. Si tiene dolores o molestias a nivel cervical no gire la cabeza hacia arriba, sino fije su cabeza y mirada hacia el frente. Puede repetir este ejercicio varias veces.

  » VER VIDEO