Postura del Pez o Matsyasana

Esta postura está dedicada a Matsya, el Pez, encarnación de Vishnu, fuente y sostén del universo y de todas las cosas. Los textos sánscritos aseguran que esta postura (Matsya: pez; ásana: postura) permite flotar en el agua como un pez.


Sus beneficios son:

• Da elasticidad y estiramiento al cuello.
• Elimina el doble mentón.
• Robustece la espalda.
• Es buena para quienes sufren de asma o bronquitis.
• Regula el funcionamiento de la pituitaria, la pineal, la tiroides y las suprarrenales.
• Expande la caja torácica .
• Brinda autoestima y paz.

Algunas recomendaciones:

• No realizar esta postura si se sufren de presión alta, problemas coronarios, molestias cervicales, mareos, escoliosis, lordosis o dolores lumbares.
• La cabeza debe estar bien apoyada sobre la coronilla.
• Ejecutar la postura lentamente.

Ejecución:

1.
Posición de partida Sentado en la postura de loto.

2. Apoye las manos a los costados de la cadera, haga lo propio con los codos inclinándose hacia atrás.
3. Arquee la espalda y lleve la cabeza hacia atrás apoyando la coronilla sobre la colchoneta, sujete la punta de los pies con las manos; cierre los ojos y respire profundamente concentrándose en su plexo solar. Quédese en esta postura unos cuantos segundos. Si puede coloque las palmas de las manos juntas a la altura del pecho.
4. Para volver, suelte los pies, apoye los antebrazos en el piso e, inhalando, despegue la cabeza del piso hacia arriba y adelante como si quisiera mirar la punta de los pies.
5. Mantenga la columna en el aire y, exhalando, apoye la espalda, los hombros y, por último, la cabeza; afloje las manos, las palmas, hacia arriba; descruzando las piernas, aflójese y relájese.
6. El que no logra hacer la postura de loto puede hacerla con las piernas extendidas.


Esta, como todas las posturas puede encontrarlas en los Fascículos del “Curso práctico de Yoga, Tomos 1 2 y 3, disponibles para la venta en las sedes de la Fundación.


  » VER VIDEO