Su majestad, el aceite de oliva

El Yoga es una maravillosa síntesis de cualquiera de los métodos conocidos para mantener nuestro cuerpo joven, ágil y saludable; y nuestra mente en armonía y equilibrio. Por lo tanto es el mejor método ideal para recuperar nuestro peso ideal.


El Yoga Total es una manera natural de perder los kilos de más sin torturar nuestro cuerpo con dietas que pueden llegar a enfermarlo sin someterlo a rutinas extenuantes de gimnasio. ¿De qué manera? A través de las posturas, la respiración, la meditación y el consumo de alimentos saludables. En esta nota nos ocuparemos sólo de la alimentación: en ella usted encontrará una sencilla y breve guía a seguir.

Paso a paso, lo que debe saber:

• Trate, en lo posible, de no comer carne. Aunque Mataji siempre decía que si alguien quiere ingerirla, debe hacerlo, porque es peor tenerla en la mente que en el estómago.

• Beba abundante agua durante el día, de ser posible mineral o purificada.

• Consuma abundantes frutas frescas, ensaladas y verduras –trate en lo posible de que sean orgánicas-; excepto que padezca alguna dolencia para la que estén contraindicadas.

• Cocine los vegetales con muy poca agua y a fuego lento, o en elementos vaporizadores e inoxidables.

• Evite los alimentos muertos, los que han sido desprovistos de sus vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas, en virtud de distintos procesos. Entre los poco recomendables están los productos enlatados y en conserva, los embotellados o refinados; por ejemplo la harina blanca, el arroz blanco o el azúcar blanco.

• Endulce con miel natural, azúcar negra o rubia y melaza.

• Tenga en cuenta no sólo la cantidad sino también la calidad de la grasa que consume.
Las grasas no saturadas, que en su mayor parte derivan de las plantas y de los aceites, son consideradas como esenciales porque contienen poco colesterol. Las mejores fuentes son el aceite de oliva, el de soja, el de maíz, el de semilla de sésamo y el de girasol. Las grasas saturadas, que derivan principalmente de los animales, de los huevos y de los productos lácteos, como la manteca y la crema de leche, son consideradas como no esenciales, por ser ricas en colesterol.

• Evite todos los fritos y los alimentos pesados y demasiado condimentados, porque se digieren todavía más lentamente que la grasa.

• Es conveniente consumir los pescados de aguas frías, sobre todo el salmón y las sardinas, porque aportan Omega 3, sumamente beneficioso para la prevención de problemas coronarios.

• Vaya probando hasta dar con la combinación de alimentos que mejor le siente. Escójalos con el mismo esmero con el que elige su ropa.

• Es recomendable realizar un ayuno líquido al menos una vez por mes. El ayuno junto con un enema limpia al organismo de toxinas que pueden enfermar al organismo.

• Muy importante: No cambie bruscamente de dieta, ni realice ayunos muy estrictos ni prolongados, sin consultar antes a su médico de cabecera.