Claves para una buena nutrición de acuerdo al Ayurveda

Esta antigua medicina hindú no tiene las mismas indicaciones nutricionales para todos. Considera que cada persona debe alimentarse de acuerdo a su tipología psicofísica para poder alcanzar el equilibrio respetando las leyes del cielo y de la tierra.

En el Ayurveda, una dieta equilibrada no gira en torno a grasas, hidratos de carbono o proteínas; tampoco hace hincapié en las calorías, las minerales y las vitaminas. Si no que, de acuerdo a su punto de vista, cada persona debe consumir alimentos acordes al lugar, el tiempo y el estado de cada uno, buscando el equilibrio entre la calidad y la cantidad de lo ingerido. Además, aconseja que la dieta diaria debe contener los seis sabores o Rasas. Estos son: dulce, salado, ácido, picante, amargo y astringente. A su vez, estos se encuentran influidos por los cinco elementos, y en cada Rasa predomina uno de ellos. Por lo tanto, la determinación de una dieta adecuada para una persona depende de:

• La edad. Una persona joven no tiene la misma digestión que una mayor. Entonces la alimentación tendrá que ser adecuada a edad y preferencias

• La estación (Ritu). De acuerdo al Ayurveda, no puede seguirse la misma dieta en las distintas estaciones - El peso corporal. La alimentación tampoco puede ser igual para alguien corpulento que para una persona delgada

• La actividad física. Generalmente, una persona que tiene un gasto energético superior por realizar mayores esfuerzos físicos y mentales necesita reponer el tipo de energía que gasta. Existen alimentos que proporcionan “energía mental” (mansik shakti), mientras que otros sólo brindan mayor fuerza, masa muscular y energía física (sharirik shakti) - El estado de salud. El especialista indicará la dieta adecuada a su paciente de acuerdo si está bien su salud o sufre de algún desequilibrio.

Recomendaciones dietéticas según cada dosha

VATA
Los alimentos aconsejables para este dosha son:
Hierbas y especias: Clavo de olor, comino, estragón, hinojo, hojas de albahaca y de laurel, menta, nuez moscada, orégano, perejil, pimentón dulce, tomillo y vainilla.
Cereales y semillas: Arroz, avena (cocida), semillas de calabaza y semillas de girasol.
Carne y pescado: Langostinos, huevos, pavo, pescados de mar, pollo y ternera.
Hortalizas: Alcauciles, berros, calabazas, cebollas (cocidas), espárragos, espinacas (cocidas), pepinos, puerros, remolachas, tomates (cocidos) y zanahorias.
Frutas: Ananás, cerezas, ciruelas, duraznos, higos frescos, limones, melones, naranjas, bananas, pomelos y uvas.
Lácteos: Leche de vaca y de cabra, queso suave para untar y yogurt.
Aceites de cocina: Aceite de sésamo sin refinar.
Bebidas: Lácteos calientes, sidra, té de jengibre, de menta, jugo de ananá, de naranja, de pomelo, de uva y de zanahoria.

PITTA:
Lo ideal es que consuman más alimentos crudos que cocidos. En lo posible, deben incluir en su plan alimentario los siguientes alimentos:
Hierbas y especias: Canela, comino, hinojo, hojas de albahaca y hojas de menta.
- Cereales y semillas: Arroz, cebada, semillas de girasol, salvado de trigo, tortas de arroz y de trigo.
Legumbres: Alubias, garbanzos, arvejas secas, porotos adukis y negros, lentejas.
Carne y pescado: Pescados de agua dulce y pollo.
Hortalizas: Alcauciles, apios, brócolis, calabazas, cebollas (cocidas), coliflores, espárragos, espinacas (cocidas), hinojos, hortalizas de hojas, lechuga, papas, pepinos, repollos y zanahorias.
Frutas: Cerezas, ciruelas, higos, manzanas, melones, naranjas, peras, uva negra y sandías.
Lácteos: Leche de vaca y de cabra, manteca sin sal, queso suave para untar y yogurt.
Aceites de cocina: Aceite de girasol y de oliva.
Bebidas: Bebidas lácteas frías, caldo de verdura, leche de soja, té de jazmín y de menta verde, jugo de manzana, de vegetales y de uva.

KAPHA
Para mantener el equilibrio de kapha, es aconsejable que incluyan los siguientes alimentos en su dieta:
Hierbas y especias: Ajo, cebollas, hojas de menta, mostaza, perejil, pimienta negra y otras especias picantes (siempre y cuando no sufra de úlcera gastrointestinal).
Cereales y semillas: Cebada, centeno, maíz, semillas de calabaza y de girasol tostadas, polenta, salvado de avena y trigo sarraceno.
Legumbres: Garbanzos, arvejas secas, porotos aduki, porotos blancos y lentejas.
Carnes y pescados: Huevos, pavo y pescados de agua dulce.
Hortalizas: (La mayoría de las hortalizas kapha deben cocinarse). Alcauciles, apios, berenjenas, berros, brócoli, cebollas, champiñones, choclos, coliflor, espárragos, espinacas, arvejas, hinojos, lechuga, papas, pimientos, puerros, remolacha y zanahorias.
Frutas: Cerezas, ciruelas secas, manzanas, duraznos, peras y uvas pasas.
Aceites de cocina: Aceites de maíz y de girasol.
Bebidas: Té negro y de pasionaria, jugos mezcla de vegetales y de uva, vino tinto o blanco seco (en pequeñas cantidades).