Terapéutica

La terapéutica médica del ayurveda suele ser sintomática y empírica, si bien algunas veces se funda en la etiología de las enfermedades. La dietética y la higiene desempeñan en ella un papel muy importante, simultáneamente como medios preventivos y curativos.

Más del setenta por ciento de las materias primas de la farmacología moderna proceden de la India. La medicina hindú posee su propia farmacología, la que se halla dividida según: 1, las propiedades ísicas y químicas, guna, de la materia médica; 2, su sabor, rasa; 3, sus propiedades recalentantes o refrescantes, virya; 4, su acción final sobre la digestión, vipaka, y 5, su acción específica, prabhava. Sería interesante estudiar la acción farmacológica de estos medicamentos y, en este sentido, se han realizado muy pocos trabajos de investigación, ya que sigue siendo evidente el empirismo en la mayor parte de sus usos. Así. Vaghbata recomienda, para las enfermedades de la sangre, hígado fresco crudo de una cabra, con su bilis; está también muy extendido el empleo de excrementos animales, tales como la orina y boñigas de vaca, de paloma y de becerro, etc. En la región de Andhra, muchos de los médicos ayurvédicos utilizan, contra la malaria, la absorción de cinco, siete o nueve chinches vivas en una hoja de betel, durante tres días sucesivos.

Pero son las plantas medicinales las más ampliamente utilizadas; ya en los tiempos védicos se las empleaba paral as encantamientos y otras ceremonias mágicas. El manuscrito Bower menciona cierta cantidad de ellas.

La terapéutica del ayurveda distingue los medicamentos que fortalecen y los que curan las enfermedades. Los primeros se presentan en forma de elixires, rayasana, y de afrodisíacos, vajikarana. Los medicamentos curativos son minerales, vegetales y productos animales, y se utilizan acompañados de ayunos, encantamientos y ungüentos. Los minerales empleados eran el oro, los cinco metales (plata, cobre, cinc, hierro y plomo), la arena, las piedras preciosas, la sal, el ocre rojo y el antimonio. De las plantas se aprovechaban todas sus partes. Caraka enumera dieciséis plantas cuyas raíces son curativas, otras diecinueve que lo son por sus frutos, tres que lo son por sus cortezas y otras tres por sus jugos. El mismo autor indica las ocho clases de orinas animales y las ocho clases de leche que la medicina hindú utiliza en terapéutica.

La recolección de las plantas se hace según prescripciones minuciosas que son descritas ampliamente por Sushruta: calidad y aspecto del terreno, color, etc., enumerando 700 plantas divididas en 37 series, según su valor curativo. Caraka, por su parte, habla de 50 especies de cocimientos, kashaya, indicando sus efectos medicinales; cada grupo comprende una decena de plantas, lo que totaliza una lista de 500. Los glosarios del ayurveda dan largas listas de materias médicas, tales como el Ashtangahridayasamhita, editado en Bombay en 1939, con comentarios de Arundatta y de Hemadri.

Distingue la terapéutica hindú seis clases de sabores diferentes, rasa, en la sustancia médica: dulce, ácido, salado, picante, amargo y astringente. Cada sabor corresponde a una terapéutica particular, y todas las formas medicamentosas están clasificadas en uno de estos seis grupos. Por otra parte, los glosarios médicos indican el sabor de todos los productos medicamentosos empleados.

Cuando el producto entra en contacto con el "fuego" de la digestión, vipaka, en el estómago, es transformado por éste y actúa en consecuencia. La medicina estudia esta transformación. Los elementos, guna, que componen los medicamentos actúan igualmente según sus propiedades.

Se utilizan frecuentemente las preparaciones medicamentosas en manteca clarificada, en aceite, así como en leche, en jugo de caña y en alcoholes. Existen diversos métodos de preparación: infusión, maceración, cocimiento; según el modo de empleo: lavado, colirio, pomada, gargarismo, etc. Son numerosos los preparados en forma de pasta: electuarios, ungüentos, etc., así como en forma de polvos. También emplea el ayurveda las técnicas de sudoración.

Una de las unidades farmacéuticas utilizadas es el gunja, el grano de simiente del Abrus precatorius; corresponde al rati moderno de los joyeros y farmacéuticos actuales de la India. Seis gunja equivalen a un masha, y cuatro masha a un shana, que corresponde a 5,832 gramos.