Relaciones entre las medicinas de la India y de Grecia

Se han establecido comparaciones entre los fundamentos de las medicinas griega e india, investigando las influencias recíprocas. Ha sido opinión corriente la de la preeminencia histórica de la medicina hipocrática, que habría influido sobre la medicina de la India. Esta bien hubiera podido verse ampliamente influenciada por las escuelas occidentales. Pero, como hemos visto ya, las doctrinas esenciales de la medicina india tienen su fundamento en los textos védicos, por lo que su origen es, por lo tanto, históricamente anterior a la formación de las escuelas médicas griegas.

Debemos situar, por consiguiente, la definitiva formación de la doctrina general de patología del ayureveda en este período, aunque no tengamos textos propiamente médicos de esta época.

Tenemos el testimonio de los griegos contemporáneos de Alejandro, que nos hablan de la continuidad y de la actividad de las investigaciones médicas en la India antes ya de los tratados conocidos. El más importante es, desde luego, el embajador Megástenes, que permaneció largo tiempo en la India a final4es del siglo IV a.C. y que atestigua la existencia de especulaciones e ideas entre los indios análogas a las de los griegos sobre la cosmología, los elementos, etc.

Por los datos de los textos indios, corroborados por los testimonios de extranjeros, la medicina india no cesó de cultivarse activamente ni de encaminarse hacia la definitiva constitución de sus doctrinas a lo largo de todo un período de siete u ocho siglos, anterior a la era cristiana, en torno al cual aparecieron los grandes textos clásicos.

Llegamos, pues, a la conclusión, de que la medicina india clásica, que aparece completamente formada en los tratados didácticos inmediatos a la era cristiana, tiene sus bases esenciales (doctrina de los soplos y del viento, de la naturaleza ígnea, de la bilis, etc.) en los textos védicos antiguos, anteriores a la formación de la ciencia griega, si bien se elaboró y constituyó en sistema paralelamente, durante el período de florecimiento de la ciencia griega.

Estudiando atentamente los conceptos del ayurveda, vemos, además, que los tres dosha se corresponden sólo superficialmente con las cuatro grandes categorías de humores de la medicina griega, a los que frecuentemente se los compara. Se ha intentado comparar, asimismo, las reglas de los estudiantes y médicos hindúes con el "juramento de Hipócrates", cuando, en realidad, el origen de aquéllas es pura y simplemente brahmánico y corresponde a la doctrina general tradicional de la India.

Existen, sin embargo, concordancias entre ciertos puntos de la doctrina de la India y de la medicina griega. Por ejemplo, la similitud de la significación dada al viento en la naturaleza y en el cuerpo, tanto en el "corpus" de Caraka, Sushruta y Bhela como en el tratado hipocrático Sobre los veintos. Hemos visto que los tratados médicos indios más antiguos conocidos enseñan que toda actividad motriz en el organismo procede de los soplos orgánicos internos, idénticos al viento atmosférico. Filliozat llega a la conclusión de que la exposición del tratado médico griego concuerda, incluso, con la de los textos médicos clásicos de la India, especialmente con el de Sushruta. En resumen, el Tratado sobre los vientos pertenece a una amplia literatura griega de fisiología neumática que será continuada luego.

Filliozat señala asimismo analogías e idéntico orden entre una teoría expuesta en el Timeo de Platón y la doctrina india de la patología. En esta última, las enfermedades son provocadas por el viento, la bilis y la pituita. Platón cita también una tercera clase de enfermedades debidas al pneuma, a la pituita y a la bilis.

Aun cuando no pueda hablarse de una influencia fundamental de una cultura sobre la otra, ya que su desarrollo ha sido distinto, es bien cierto que existieron frecuentes contactos entre ambos países, especialmente a causa de la expedición de Alejandro a la India. En el momento en que los ejércitos griegos recorrían la cuenca del Indo pudo iniciarse el conocimiento verdadero entre griegos e indios.