Los siete elementos sustanciales del cuerpo

Son los siguientes:

a. Rasa, el jugo orgánico o quilo, producido por la "cocción" de los alimentos en los órganos digestivos; su centro es el corazón, de donde mana por 24 tubos, dhmanis, de los cuales diez de dirigen hacia arriba, diez hacia abajo y cuatro son horizontales. Mantiene el cuerpo, lo sustenta, lo hace crecer y desarrollarse. Después de cinco días se transforma en sangre y, al cabo de un mes, se transforma en esperma o en óvulo. A causa de una digestión excesivamente lenta, se torna ácido o picante y provoca numerosas enfermedades.

b. Rakta, la sangre, el rasa teñido de rojo en el hígado por el fuego del pitta, tal como anteriormente hemos visto.

c. Mamsa, la carne, que proviene de la sangre digerida por el fuego corporal y condensada por el viento.

d. Medas
, la grasa que es la carne digerida también por el fuego corporal y que reside especialmente en el vientre.

e. Asthi, el hueso, resultante de la digestión por el fuego de la grasa y su desecación por el viento. Sostiene la forma del cuerpo.

f. Majja, la médula, jugo del hueso, digerido por el fuego corporal.

g. Shuka, el esperma, elemento de la generación, procedente de la digestión de la médula, presente en todo el cuerpo, si bien muy especialmente alrededor de la vejiga.

Como puede verse, cada elemento sustancial, a partir de la sangre, da el siguiente, gracias a una cocción debida al fuego corporal vital, que los transforma sucesivamente. La quintaesencia de estos siete elementos es otro suplemento, el jugo vital, ojas, principio común, la vitalidad, llamada también bala, el poder; ojas es aceitoso, blancuzco, dulce y llena el cuerpo entero. Disminuye con el pesar, la fatiga, el hambre y los excesos sexuales; el exceso de estos últimos lleva consigo la total desaparición del ojas, provocando la muerte. El hombre casto economiza y retiene su shukra, aumentando así su ojas; el yogui sigue esta disciplina con idéntico fin.