Los orígenes míticos de la medicina hindú

Según Sushruta, la medicina ha sido revelada por "el Ser que existe por sí mismo", Brahman, a Prajapati, el "Señor de todas las criaturas", y éste la transmitió a los Ashvin, los médicos de quienes hemos hablado anteriormente: éstos a Indra, el rey de los dioses, y este último a Dhanvantari, el que se manifiesta bajo el aspecto de Divodasa, rey de Kashi. el Benarés moderno. Finalmente, el rey de Benarés la enseñó a los hombres propiamente dichos, revelando los secretos de la medicina a un grupo de médicos, de los que formaba parte Sushruta. Es, pues, este último quien trasmite las enseñanzas de Divodasa-Dhanvantari.

Caraka, en su "corpus", da el mismo origen tradicional a la medicina hasta el dios Indra, si bien desde este punto su tradición difiere de la de Sushruta.: Indra la revelaría a un "vidente", a un rishi, Bharadvaja, delegado por los demás sabios ansiosos de combatir las enfermedades y a quienes inmediatamente comunicó su nueva ciencia. Entre estos sabios estaban Atreya Punarvasu, célebre en la historia mítica de la medicina hindú, quien formó seis discípulos. De ellos Agnivesha habría sido el primero en transcribir las enseñanzas divinas, situándose Caraka como reproductor de esta ciencia médica.

Como puede verse, la tradición cambia a partir del dios Indra; hasta entonces, la leyenda de los orígenes de la medicina hindú se halla totalmente contenida en la tradición védica, lo que le otorga un sello de autenticidad tradicional, indispensable en toda enseñanza brahmánica. Bharadvaja y Divodasa-Dhanvantari son citados en el Rigveda e, incluso, asociados en sutras posteriores. Son personajes míticos cuyas historias difieren según los textos, sean reyes, rishis, "videntes" o encarnaciones divinas. Estos maestros legendarios de la ciencia médica de la India pueden representar una misma tradición a través de escuelas diferentes, identificadas por los nombres propios de sus fundadores. Puede ser que detrás de estos personajes míticos hubieran existidos autores reales, grandes médicos célebres, fundadores de escuelas, a quienes, para dar a sus sistemas y a sus personalidades la aureola tradicional indispensable, la leyenda hubiese creado a su alrededor los mitos de origen védico que acabamos de ver.

De ello puede verse un ejemplo en el personaje de Atreya: las leyendas búdicas hablan de un médico célebre, Atreya, residente en la gran ciudad de Taxila, en el noroeste de la India, con quien va a estudiar Jivaka, otro cirujano famoso, médico de Buda y del rey Bimbisara.