La medicina en la antigua India

Las teorías psicofisiológicas del Ayurveda, la medicina clásica tradicional, han impregnado el pensamiento filosófico hindú.

El motivo de esta minimización de la historia de la medicina hindú parece radicar en la creencia, bastante extendida, de su falta de originalidad, motivada por el hecho de haber tomado sus elementos de la ciencia griega primero y de la árabe más tarde, sin olvidar a China. Los recientes trabajos del doctor J. Filliozat, indólogo y médico, Zimmer, Bloomfield, continuando los del Doctor Julius Jolly, Hoernie y P. Cordier han esclarecido, felizmente, la ciencia médica de la India, desde un punto de vista occidental. En la actualidad funcionan normalmente centros de estudio y hospitales ayurvédicos, y el número de obras escritas sobre el tema ha sido y sigue siendo siempre importante, como veremos. Onesicrito, por ejemplo, enviado por Alejandro para conferenciar con los gimnosofistas de la India, manifestó que estos filósofos investigaban sobre las enfermedades y sus pronósticos, según cuenta Estrabón. Es necesario subrayar la importancia de los médicos hindúes a los ojos de los griegos de Alejandro.

Ha sido considerable la difusión de su medicina fuera de la propia India, país llamado en múltiples ocasiones "la Grecia de Asia"; fue aceptada y adoptada en el Tíbet, en el Asia Central, en todo el archipiélago de Indonesia, en la península del sudoeste asiático y con el budismo penetraría en China y en Japón. Los mongoles la conocieron y practicaron a través de los tibetanos, los cuales conservaron en sus libros textos inéditos escritos en sánscrito, cuyos originales se han extraviado.

La cuestión de la originalidad de la medicina hindú ha sido frecuentemente discutida, comparándose a menudo los conceptos griegos con los indios. Las conclusiones de Filliozat a este respecto son las siguientes: "Tenemos que hacer constar que muchos datos que hasta ahora se han considerado como tomados por la India de la ciencia helénica, en tanto que se estudiaban solamente a través de los manuales clásicos posteriores a las grandes obras griegas, tienen de hecho, en la India misma, bases anteriores a tales grandes obras, y ambas tradiciones médicas, la india y la griega, se desarrollaron paralelamente".

H.H. Wilson (1789-1860), a quien se debe el descubrimiento de la medicina hindú, era un médico británico, empleado en Calcuta durante veintisiete años por la Compañía Inglesa de la India, tanto en cuestiones referentes al servicio médico como a las monetarias. En 1833 ocupó la primera cátedra de sánscrito en Oxford y fue miembro importante de la Sociedad Asiática de Bengala, de la cual llegó a ser secretario. Estudió la medicina del país en textos sánscritos. Hacia 1850 se retiró a un monasterio con el fin de estudiar allí la lengua y los textos budistas, descubriendo un gran tratado de medicina en tibetano, traducido del sánscrito, cuyo original había desaparecido.

El público europeo conoció la existencia del ayurveda por los numerosos artículos del profesor Liétard en el gran Diccionario de la Ciencias Médicas, editado en Francia y compuesto por un centenar de volúmenes aparecidos entre 1864 y 1889.

Resulta interesante observar que las múltiples instalaciones de baños privados y públicos descubiertas en Mohenjo-Daro, que no tienen equivalentes en la antigüedad, son indicativas de una preocupación por la limpieza ritual que se ha conservado en la India y que domina la medicina india clásica. Se puede pues, admitir, en principio, una ciencia médica, quizás no elaborada, pero cuyos conceptos pasaron a formar parte esencial de la medicina tradicional del ayurveda.