Escuela de cirujanos, su arte e instrumentos

Se describen las instrucciones para aprender la técnica de las operaciones, de la apertura de tumores, quistes e inflamaciones hidrópicas, realizándolas primero sobre sacos de piel o vejigas llenas de agua o fango. La apertura de las venas debía estudiarse en los animales. El sondaje era probado y experimentado sobre plantas. Practicaban el arte de la sutura en pieles de animales o en tiras de algodón. Ensayaban la técnica de los vendajes en muñecos de tamaño natural. Las incisiones quirúrgicas las hacían primero en melones de agua, grandes pepinos y más adelante sobre las partes carnosas y musculares de los animales. Las ligaduras de vasos sanguíneos y las sangrías se ensayaban en tallos de loto y luego en las venas de los animales muertos. Las extracciones dentales se practicaban también en animales muertos.

Según el susruta, el médico que emprenda una operación quirúrgica debe estar provisto de todo un equipo de instrumental quirúrgico exactamente enumerado, citándose cuchillos, cauterio, ventosas, sierras, sondas y agujas para sutura, unas rectas y otras curvas hechas de hueso y bronce. Las agujas de tres caras se usaban para las partes carnosas y las curvas para las partes vitales, el abdomen y el escroto. El hilo quirúrgico se hacía de cálamo, fibra de cortezas, cabello y tendones de animales. Las ligaduras se hacían con estos tendones. En la India el procedimiento de aplicar las pinzas de ciertas hormigas se usaba para suturarlas heridas intestinales, usando hormigas negras, que eran colocadas una al lado de la otra hasta que sus mandíbulas se cerraban como garfios alrededor de los bordes de la herida. Conseguido esto, los cuerpos eran separados de sus cabezas, quedando así realizada la operación. Una vez reintegrado el intestino a la cavidad abdominal. La piel era suturada con aguja. Habían aprendido que el hilo podrían pudrirse y supurar como un verdadero cuerpo extraño. En cambio, la sutura animal de la hormiga quizás protegida por el ácido fórmico, era reabsorbida sin infección.

Se citan dos tenazas destinadas a la extracción de cuerpos extraños de la nariz y el oído, instrumentos tubulares de varios géneros, veintiocho especies de sondas cuyo extremo debe estar dispuesto como la cabeza de los gusanos y de los cuales el médico se sirve para explorar abscesos y cavidades, trocares de varias formas, pinzas para extracción de dientes, etc.

Además de los cuchillos se describen como elementos cortantes navajas, tijeras, bisturíes, los que deben tener su hoja en forma de pétalo de lirio, lancetas de un solo filo, agujas y cuchillos de la forma de una hoja de kusa. Pero de entre los instrumentos obtusos, según el Susruta, el más importante es la mano.