El "corpus" médico de Caraka

El segundo gran tratado médico clásico es el que se atribuye a Caraka. Fundamentalmente ambos "corpus" concuerdan, si bien el de Caraka concede menos importancia a la cirugía. En lugar de las seis secciones que compone el Sushruta, el texto de Caraka consta de ocho.

Caraka aparece como médico cortesano (alrededor de 100 a.C.), salvador de la reina. Las fuentes árabes lo conocen como un autor médico cuya obra se tradujo del sánscrito al persa y de éste al árabe hacia el siglo IX. Al igual que el otro "corpus", puede ser anterior a la era cristiana, pero no demasiado.

El texto de Caraka ha sido reelaborado por un autor médico más reciente, Dridhabala, según se deduce del texto actual y de sus comentarios. Dridhabala, nacido en Cachemira, parece haber vivido antes del siglo XI, fecha en la que el comentarista Cakradatta menciona su nombre.

Analizando rápidamente esta obra, vemos que está dividida en ocho secicones, descritas de la siguiente forma:

a. Sutra-sthana. Compuesta por 30 capítulos, que tratan de los preparados medicinales, de la higiene y de nociones generales sobre la terapéutica y sus diversos modos.

b. Nidana-sthana. Esta breve parte estudia las causas de las ocho categorías de enfermedades: las fiebres, las enfermedades de la sangre y de la bilis, los tumores, la orina y sus alteraciones, las dermatosis, la consunción, la locura y la epilepsia.

c. Vimana-sthana. Consta de ocho capítulos y es bastante heteróclita. Trata de las epidemias, del pronóstico, de los vasos, de las distintas clases de enfermos y de la medicina en general.

d. Sharira-sthana.
Compuesta, también, por ocho capítulos, esta sección trata del hombre, de la embriología, anatomía y obstetricia.

e. Indriya-sthana.
La palabra indriya significa "los sentidos" y esta parte estudia las ideas fundamentales sobre los mismos como elementos de diagnóstico: inspección y palpación del enfermo, alteraciones sensoriales, sueños, perturbaciones del gusto y del olfato, alucinaciones, síntomas precursores de la muerte y perturbaciones psíquicas.

f. Cikitsa-sthana. Esta sección de terapéuticas larga e interesante, comprende el tratamiento de las fiebres, los síntomas morbosos y el estudio de las causas.

g. Kalpa-sthana. Comprende esta parte 12 capítulos y estudia las preparaciones farmacéuticas, definiendo cada una por el producto principal de su composición. Las fórmulas de estos preparados son numerosas, siendo en su mayoría eméticas o catárticas.

h. Siddhi-sthana
. Esta última sección trata de la terapéutica general, inyecciones uretrales, enemas, indicando la composición de los líquidos medicinales, sus indicaciones y contraindicaciones.

Tratados y comentarios posteriores

El tercer "corpus" médico de la India tradicional es el Bhela-samhita. atribuido a Bhela o Bheda. Este texto es conocido hoy en día por un solo manuscrito.

Otro texto médico importante es el Ashtangasamgraha. Su autor podría ser Vasgbhata, hijo de Simhagupta, médico célebre en la tradición hindú. También se le atribuye un tratado de alquimia. Ambos tratados médicos forman, en realidad, una sola obra, el primero en prosa y verso, mucho más corto, y exclusivamente en verso el segundo. Ambos textos poseen las mismas divisiones que el "corpus" de Sushruta, tratándose, por lo tanto, de una recopilación, de una nueva redacción, en un estilo por lo demás más fácil, de las enseñanzas médicas del maestro.

El Ashtangahridaya, por otra parte, fue el que mayor éxito obtuvo. El texto cita ampliamente a Caraka y Sushruta, así como a los "padres" de la medicina hindú, Bheda, Agnivesha y otros rishis. Todavía es muy apreciado por los practicantes del ayurveda, que encuentran en él informaciones médicas que completan los dos "corpus" anteriores. Conviene citar también el gran texto médico tibetano, el Libro de la enseñanza de los secretos médicos. En este texto se observa una innovación importante: el examen del pulso, desconocido en la antigua tradición médica hindú, y que aquí aparece por primera vez.

Otro autor notable es Madjava, autor médico de Bengala, que situamos en el siglo VII. Es autor del Rugvinishcaya, "diagnóstico de los males", llamado también el Nidana, "la etiología"; se trata de una gran obra, uno de los principales tratados de patología. El orden en que este trabajo estudia las enfermedades más importantes, clasificadas en 79 causas o nidana, con sus síntomas y sus complicaciones, se ha utilizado sistemáticamente desde entonces hasta nuestros días en el ayurveda. El gran compilador Vrinda ha utilizado ampliamente su texto en su Siddhayoga, "el libro de las preparaciones perfectas". Filliozat cree que Vrinda es el Nidan citado por los autores árabes. El libro de Vrinda, en sus 82 capítulos, habla del tratamiento de las enfermedades, de las fiebres en particular, y de los envenenamientos. Trata de los afrodisíacos, de los elixires, de los signos de la muerte, de la higiene y estudia la actitud de los médicos, de los enfermos, los pesos y medidas que deben usarse y otras cuestiones generales. Vrinda pertenece a la época de los grandes autores que han comentado los "corpus", los samhita médicos que acabamos de ver.

La medicina hindú del siglo XVI aparece dominada por la figura del gran médico de Benarés, Bhavamishra, en cuyo Bjavaprakasha se cita la sífilis, enfermedad introducida por los portugueses, así como su remedio, que debió ser importado hacia 1535. Trata su obra del origen de la medicina, de cosmología, anatomía, embriología, dietética, farmacología, patología y terapia, así como de afrodisíacos y elixires.