Ayurveda significa "conocimiento de la vida"; es un arte y ciencia que permite mantener al cuerpo y la mente en equilibrio y salud así como el Yoga prepara al cuerpo y a la mente para la liberación e iluminación del alma.

El Yoga es un método que nos ayuda a reencontrar la armonía física, mental y espiritual del ser humano y, de hecho, todo lo que tiene que ver con la salud y la alimentación le toca muy de cerca. Desde nuestros primeros pasos, esos dos temas fueron materia de constante análisis, prueba e investigación. Ya casi de entrada, en el año 1980, nos hicimos vegetarianos, dejamos las carnes, tratamos de no ingerir harinas, arroz y azúcar blanca. Con el transcuso del tiempo fuimos tratando de mejorar y perfeccionar cada vez más nuestra alimentación.
Llegamos a la década del noventa y entonces tratamos de reducir la ingesta de lácteos y comenzamos a buscar productos orgánicos.
En el año 95 acompañé a Iana al seminario que el Dr. Deepak Chopra dio en Buenos Aires. Y a partir de allí el Ayurveda entró en nuestras vidas.
Hoy realmente siento que este ancestral conocimiento esta íntimamente ligado al Yoga, a través de los Vedas, antiguas escrituras pertenecientes a la corriente filosófica del Samkhya.
Ayurveda significa "conocimiento de la vida"; es un arte y ciencia que permite mantener al cuerpo y la mente en equilibrio y salud, así como el Yoga prepara al cuerpo y a la mente para la liberación e iluminación del alma.
Al igual que el Hatha Yoga, el Ayurveda nos enseña a mantener el cuerpo físico sano y a comprender como dicha salud depende y está relacionado con la manera en que vivimos. Ambos, el Yoga y el Ayurveda, emergen de esos textos antiguos.
De acuerdo con el profesor David Frawley, "el Yoga es el lado práctico de las enseñanzas védicas mientras que el Ayurveda es el de la sanación. En la práctica ambos se superponen".
En efecto, tanto uno como otro están tan interrelacionados que algunas personas dicen que Patanjali, el primer codificador del Yoga y Caraka, el primer decodificador del Ayurveda, parecieran ser la misma persona.
En su aspecto filosófico, ambos tienen sus raíces en el Samkhya, una de las seis escuelas clásicas de la India.

Los fundamentos de la misma son:

1- Existe un estado fundamental del puro ser que está más allá de nuestra compresión intelectual y a la que cada uno conscientemente busca. Este es el estado de iluminación o de autoliberación.

2- El sufrimiento es parte de nuestras vidas por el apego de nuestro ego o auto-identidad (ahamkara).

3- El camino para terminar con el sufrimiento es el camino de la disolución o trascender nuestro ego. Para lograrlo, todos los temores, enojos y apegos deben erradicarse.

4- Además debemos vivir una vida pura y ética.

5- Cualquier perturbación en nuestra mente o cuerpo interfiere en el avance hacia la meta. El Ayurveda es la ciencia que le permite a las fuerzas biológicas mantenerse en equilibrio; entonces la mente y el cuerpo estarán sanos.

Fundamentos del Ayurveda


La fuerza universal de la vida, de acuerdo al Ayurveda, se manifiesta como tres diferentes formas de energía o doshas, conocidas como vata, pitta y kapha. Cada uno de nosotros está hecho por una única combinación de estas tres fuerzas. Esta combinación única fue determinada al momento de la concepción y es nuestra constitución o prakriti.
Las tres doshas varían constantemente de acuerdo con nuestro ambiente, la dieta, las estaciones, el clima, la edad y muchos otros factores. El estado actual de las tres doshas casi siempre manifiesta nuestro desequilibrio o vikruti.
Desde el momento en que cada uno de nosotros tiene una única constitución y un único desequilibrio, el camino para restablecerlo también será único.
Las tres doshas están generalmente descriptas en los términos de los cinco elementos: tierra, aire, fuego, agua y éter.
Vata esta basada en el aire y el éter. Al igual que el viento es liviano, seco, frío y con capacidad de movimiento.
Pitta esta basada en fuego, el metabolismo y la energía reproductiva. Está considerada predominantemente fuego, como caliente, liviana, ni seca ni húmeda.
No se mueve por sí sola pero fácilmente la mueve el viento (Vata).
Se dice que kapha está compuesta de agua y tierra, que cuando se mezclan forman el barro. Gobierna las funciones concernientes a la estructura del cuerpo. Es pesada, húmeda, fría y estable.
Las doshas fluctúan constantemente. Cuando se mueven fuera del equilibrio, afectan áreas específicas de nuestro cuerpo de forma muy particular.
Por ejemplo, cuando vata está fuera de equilibrio, generalmente en exceso, estamos sufriendo enfermedades en el intestino delgado, como constipación y gases, además de problemas en el sistema nervioso, el sistema inmunológico y las articulaciones.
Cuando hay exceso de pitta, estamos predispuestos a enfermedades en el intestino grueso, como diarreas, además de problemas en hígado, tiroides, sangre, ojos y piel.
Cuando hay exceso de kapha, podemos llegar a sufrir enfermedades en nuestro estómago, pulmones, mucosidad, además de problemas en la metabolización del agua.
Recordemos este principio básico: cuando están trabajando las doshas, así como una se incrementa, la otra disminuye. En otras palabras, los alimentos, el tiempo y situaciones que tienen similares características que la dosha la incrementaran; a las que tienen características contrarias las disminuirán.
Conociendo esto usted puede ajustar su práctica de Yoga, dieta y cualquier otro factor de manera tal que pueda establecer y crear la armonía y el balance interior.
En nuestro último retiro en octubre de 1997, en nuestros encuentros con el Dr. Sharma, nos hacía referencia a la importancia de combinar la dieta y la práctica del Ayurveda con la del Yoga, ya que una y otra estan íntimamente ligadas.
En cada uno de los tratamientos que él prescribe, automáticamente le recomienda ciertas asanas que, en forma complementaria, favorecen el restablecimiento del equilibrio de las doshas.